Publicaciones etiquetadas con: Castillo

Inicios pesqueros y de El Puerto

          Como complemento a la importante actividad agrícola, una parte considerable de los habitantes, se dedicaban a las faenas pesqueras de las que obtenían lo preciso para alimentarse o comerciar por los pueblos cercanos y la capital. Sin embargo, la pesca también se vio sometida a controles y ordenanzas de los poderes públicos que, en ocasiones, chocaban con los intereses de los trabajadores de la mar.

          Por otra parte, el paso y atraque constante de buques en el litoral roquetero daba lugar a que sus tripulaciones recalaran en nuestro pueblo bien para aprovisionarse de víveres u obligados por otras circunstancias urgentes de tipo sanitario. Desde tierra eran bienvenidos aquellos marineros que adquirían productos locales, pero se extremaba la vigilancia y el control cuando se sospechaba que podían introducir enfermedades contagiosas. La autoridad provincial marítima había dispuesto una serie de agentes que, ayudados por los profesionales médicos, atendían las situaciones más graves y colaboraban en su solución satisfactoria y segura para los habitantes de la provincia. Pero también, como en otros aspectos del orden ciudadano, los roces entre las distintas autoridades locales era manifiesto.

Anuncios
Categorías: Historia | Etiquetas: , | Deja un comentario

El castillo de Las Roquetas

          A partir del siglo XVI la documentación es más amplia e importante, los acontecimientos son más frecuentes y Roquetas empieza a despegar en su desarrollo. Se sigue fortificando la costa con torres, castillos y casas fuertes, edificaciones que ayudan al desarrollo de la economía, así como en la transmisión cultural de los pueblos y aldeas.

          Concretamente la torre de las Roquetas, de origen nazarí y de unos 6 metros de altura, prestó un gran servicio garantizando la protección en parte del litoral y de las naves. Le llamaban Roquetas Blanca porque el alcor que recorre la costa desde la Romanilla a las cuevas de la Reserva, era de tierra y arenisca blanca,  a los navegantes les daba la impresión de ver una franja blanca en todo su recorrido. Otras hipótesis nos dicen que en toda la costa de la zona de la marina, desde el mes de abril a junio, se ponía como un manto blanco con la flor de la “azucenas”, acompañada de un perfume que les interesó a algunos navegantes al cruzar frente de estas costas.

          Hacia 1566 existe una propuesta para que la torre de Las Roquetas se amplíe y se convierta en castillo: esta torre solamente tenía un guarda y un atajador de los tres que puso la ordenación en 1497; poco después la destruyen los piratas y, al reconstruirla, se amplía hasta convertirla en una pequeña fortaleza, la primera en este lugar, formada por un reducto rectangular con una torre en uno de los ángulos y sendos cubos de los otros tres.

          La torre de Las Roquetas, proyectada por Luis de Machuca y construida antes de la guerra de los moriscos (1568-1570), presentaba la planta de lo que después fue el Castillo de Santa Ana. En el informe de 1571 se describe como un reducto de buena muralla, nueva, con tres cubos y una torre, siendo necesario reconstruir la torre.

Categorías: Historia | Etiquetas: | Deja un comentario

La piratería durante el siglo XVI

          Durante la última década del S. XVI y todo el S. XVII la piratería está en todo su esplendor en las costas del Reino de Granada y, naturalmente, también en nuestro litoral. La escasa población establecida cerca del mar está en continuo estado de alarma y los recursos que ofrece la naturaleza (pesca, sal, agricultura) es difícil y arriesgado explotarlos por el azote continuo de los berberiscos.

          En la playa que se extiende entre la Torre de los Cerrillos y la torre de Las Roquetas Blanca descansaban los piratas berberiscos con las presas antes de volver a sus costas; mataban los animales apresados, vacas y ovejas; salaban la carne con sal de las Salinas Viejas y concertaban el rescate de los cautivos con sus familiares y amigos, sin que les molestasen.

          Precisamente por el peligro que suponían los constantes ataques piratas en las zonas costeras donde existían salinas (Roquetas y Cabo de Gata) hacia 1522 no pudo explotarse esta fuente de riqueza. Su uso se destinaba al consumo humano, a la salazón del pescado, con destino a Guadix y Baza principalmente, y a proveer a los rebaños de ganado trashumantes que, desde las sierras de Jaén y Granada, venían a pasar el invierno en los cálidos pastos almerienses.

          Contamos con abundantes noticias sobre actos de piratería. Nosotros hemos seleccionado una de ellos:

          En 1566 una goleta argelina echa gente en tierra en el Campo de Dalías que se dedican a robar sus caseríos. Diego de Gibaje envió desde Almería una cuadrilla de peones a la torre de Las Roquetas para que los piratas no robasen las pesquerías y se llevasen los barcos; después mando 7 escuderos a perseguirlos. Algunos moriscos del Campo de Dalías se refugiaron en Almería y en la torre de Las Roquetas; otros no consiguieron escapar y se los llevaron los piratas.

Categorías: Historia | Etiquetas: , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.

¡Tierra a la vista!

Ya estamos cerca de El Puerto de Roquetas de Mar, a punto de desembarcar y conocer cada uno de los rincones que lo rodean. ¿Te atreves a acompañarnos en esta aventura?

Greys Butter Flys

Adentrarte en el maravilloso mundo de la arquitectura de los animales en comparación con la de los humanos ¿Estás preparado?